Etiquetas

2018/11/11

Azudes del río Arga

¿Os habéis preguntado alguna vez cuantas presas o azudes hay en el río Arga pamplonés? Probablemente sepáis que hay varias, como, por ejemplo, el conocido azud del Club Natación o la controvertida presa de Santa Engracia (semiderruida por una riada este año). Pero, ¿cuál es su número exacto? En el río Arga pamplonés hay en total 6 presas o azudes (Imagen 1) que afectan visiblemente al 60% del río. 

Ortofoto con las diferentes presas de Pamplona y sus consecuencias

Si os fijáis veréis como aguas arriba de los azudes el agua pierde velocidad, se estanca y la profundidad del río aumenta (Imagen 2 y 3). Consecuentemente se pierde la forma natural del cauce y el entorno natural de los peces, aves, plantas y demás habitantes del río desaparece. Millones de años de evolución han hecho que la flora y fauna de nuestro río Arga se acostumbre a un río que fluye libre, sin presas que taponen y alteren su hábitat.

Zona del Arga con el agua estancada, sin aguas corrientes y por ello con poco oxígeno
Agua estancada e inmóvil, donde no se ve el fondo, todo consecuencia de una presa

Por suerte, casi la mitad del río Arga aún mantiene aguas fluyentes, sin azudes, en donde el fondo del río puede verse y donde la flora y la fauna se sienten agusto. 
 
Tramo a la altura de Landaben en el que el río no está afectado por los azudes. El cauce no es una lámina de agua homogénea profunda si no que presenta zonas de rápidos y lentos de distintas profundidades. 

Tramo no afectado por los azudes en San Jorge. Se ve el fondo del río y varios rápidos.
Hace décadas que las presas o azudes que taponan el río Arga en Pamplona dejaron de ser utilizadas. Ahora son elementos sin un uso más allá del histórico, recreativo y sentimental. La ciudadanía de Pamplona y los políticos debemos reflexionar y decidir si está justificado conservar estas presas o por el contrario deberíamos eliminarlas.
Para nosotros, el asunto está bien claro.



2018/11/01

Fauna del Arga y sus afluentes; aves I, las residentes y nidificantes

En el río Arga se pueden ver aves fácilmente a lo largo de todo el año, y de hecho, dentro de Pamplona seguramente es el mejor sitio para disfrutar de la ornitología.
Unas especies vienen desde el norte de Europa en los meses fríos a pasar el invierno, otras vienen en verano escapando de zonas más calurosas, pero muchas otras permanecen toda su vida en el mismo río, por lo que se les puede localizar sin mayor problema, ya que muchas veces frecuentan el mismo tramo y crían año tras año aunque pasen muy desapercibidas.
Hay muchas que son muy comunes y fáciles de identificar, como puede ser el caso de los mirlos, esos pajarillos negros de pico amarillo, las mal vistas palomas y picarazas, las tórtolas turcas o los gorriones, cada vez menos abundantes y conocidos por casi todo el mundo.

Macho de mirlo en el Parque fluvial
Entre las aves rapaces, las más abundante es el cernícalo vulgar, que no es difícil ver volando en las zonas abiertas de alrededor, y reconocible por un característico vuelo con el que se queda en suspensión flotando y aleteando a la vez.
Además, como ave de presa se puede sumar el milano real, una rapaz grande de cola ahorquillada fácil de diferenciar, rapaz en grave peligro de extinción por el uso de pesticidas y venenos y que se puede ver muy fácil sobrevolando y campeando por el cielo sobre todo en zonas abiertas; aunque no anide por el río, lo usa como corredor para moverse, y las zonas abiertas y huertas de alrededor para poder cazar pajarillos, ratoncillos y demás...
Pero sin duda alguna, la avifauna del tramo pamplonés del Arga es mayor en aves de menor tamaño.
El río Arga es un pulmón de vida y en los arbolillos, matorrales y demás, los jilgueros y los petirrojos, se ven acompañados de verdecillos, verderones, pardillos, pinzones, carboneros, herrerillos y mitos con mucha frecuencia. Todos ellos de colores muy vistosos, al contrario que la curruca capirotada o los mosquiteros, de tonos más discretos. Además, se une un pájaro muy curioso, el agateador, que de pico largo y curvado y de tonos marrones, trepa por los árboles y se camufla a la perfección con el color de la corteza. Muchos de ellos permanecen todo el año, y en diferentes épocas del año, ven aumentado su número poblacional por ejemplares que vienen de otras latitudes en grandes viajes migratorios.

Hembra de curruca capirotada
 El río como es lógico hace que no falten las aves acuáticas. La más común es el ánade real, que se puede ver en cualquier rincón, aunque también es muy sencillo observar a la gran garza real pescando (de hecho este año una pareja ha criado muy cerca de Cuatrovientos), al martín pescador, un simpático pajarillo de color azul brillante que vuela por la superficie del agua como si de una flecha se tratase, o a la gallineta común, también conocida como polla de agua. 

El nido de garza, primera cita de nido en Pamplona capital
No faltan tampoco las lavanderas, tanto blanca, como cascadeña, que reciben su nombre porque se encuentran cerca del río, y fáciles de identificar por su característico caminar, balanceando parte de su cuerpo, y el mirlo acuático, típico en aguas corrientes, como las creadas recientemente en la zona del Plazaola. 

Mirlo acuático en la zona de Aranzadi
Como muy importante, destacar la presencia de pájaros carpinteros con dos especies muy similares en coloración, combinando negros y blancos con “txapelas rojas” pero diferentes en tamaño; se trata del pico picapinos y del pico menor. Ambos, todas las primaveras crían sus pollos en agujeros que ellos mismos hacen en árboles, y que como son muy escandalosos, con mucha atención se pueden localizar en arbolado cercano al río. Además, cada vez se deja ver más el pito verde, un pájaro carpintero de tonos amarillentos muy fácil de identificar.

Macho de pico menor, uno de los carpinteros nidificantes en Iruña
Algunas aves en cambio, son más difíciles de ver porque siempre andan entre matorrales, pero sí que se pueden localizar fácilmente por el canto que tienen, ya que es muy característico, como son el ruiseñor bastardo (siempre cercano al río) y el chochín. De la misma manera con un canto muy identificable destaca el colirrojo tizón, que junto a los estorninos negros canta desde antes del amanecer desde lo alto de los tejados de nuestras casas, y que en muchas ocasiones buscan alimento en los jardines y paseos fluviales de Pamplona.
Ya veis que el listado de aves que nos acompaña durante los 12 meses del año es amplio y variado, así que ahora sólo queda salir a verlas e intentar identificarlas poco a poco.
El río es vida en estado puro y tenemos que conservarlo y respetarlo, ya que es nuestro pulmón. El Arga esconde secretos en forma alada y emplumada en cada rincón. Conozcámoslo, y disfrutemos de todo lo que ello conlleva.

Grupo de azulones, los más habituales en el río.

2018/10/16

Por los ríos sin barreras… Que el Arga fluya

Últimamente, en nuestra ciudad, se ha afirmado que se va a volver a cerrar de forma temporal la rotura de la presa de Santa Engracia en el río Arga a su paso por la Rotxapea. Una presa en desuso que reventó este invierno pasado, creando una fractura de varios metros de ancho hacia su zona central que deja pasar el agua que antes estaba retenida.
La pregunta que nos hacemos es ¿En base a qué criterio se ha tomado esta decisión? ¿Ha habido algún tipo de informe técnico que lo aconseje? ¿Qué tipo de informe? ¿Cuáles eran sus directrices rectoras? Lo primero que se nos ocurre pensar es que se ha tomado el griterío y movimiento de un único colectivo, poco imparcial y con intereses particulares, para considerar su punto de vista como justificación seria y suficiente.
Es lamentable que los grandes esfuerzos que se están haciendo a lo largo de toda la geografía navarra para recuperar nuestros maltrechos ríos se vean entorpecidos y puestos a un lado por intereses minoritarios que enmascaran un uso casi exclusivista de un patrimonio común.

A día de hoy, el río Arga con la presa rota

Porque no debemos olvidar que desde la segunda mitad del siglo pasado, se reconoce que presas como la que nos compete son muy perjudiciales para la dinámica de los ríos. Por ello, una vez desvinculadas de su original utilidad y en línea con lo que recomienda nuestro mayor conocimiento y experiencia sobre la dinámica fluvial y la ecología de los ríos y sus riberas, hay unas pautas para eliminarlas en la medida de lo posible. En este caso, las circunstancias han hecho que la situación se haya adelantado a las disposiciones futuras
Un colectivo minoritario, basándose en una práctica deportiva, propone restaurar y cerrar la circulación del Arga para proteger la continuidad de su actividad. Para justificar su caso ante la opinión pública, han planteado varios motivos, argumentándolos con afirmaciones muy poco sostenibles que trataremos a continuación. Además, hablaremos de los beneficios de que el agua no se embalse y continúe su camino.

TEMA PAISAJÍSTICO Y ESTÉTICO
Es cierto que las láminas de agua proporcionan un valor estético. No obstante, en este caso es un valor sobrevalorado; no siempre lo bonito es lo necesario, lo útil, o lo bueno y no olvidemos nunca que la belleza es subjetiva.
La imagen actual del Arga entre aguas arriba de Curtidores y Cuatro Vientos nos llama la atención porque en este tramo hemos visto toda la vida el agua embalsada, con un paisaje diferente al que podemos ver en la actualidad sin presa, distinto al que estábamos acostumbrados. Pero es posible reflexionar, y pensar que porque un río casi se seque en verano y apenas lleve agua, no pasa nada; es más, en un río como el Arga, en el que el régimen hidrográfico es pluvio-nival, y que por su ubicación tiene una fuerte influencia mediterránea, es lo que tiene que pasar en época estival; es lo natural. De hecho es lo que pasa en tramos cercanos sin embalsar de Alemanes, San Pedro, San Jorge… sin que nadie se extrañe, sin que nadie los considere antiestéticos, tramos que ahora les invitamos a recorrer con atención.

Una combinación de playas de piedras, aguas corriendo, remansos, y zonas de vegetación... ¿por que no es más vistosa que un río totalmente artificial que parece un canal? A esto, tenemos que darle una vuelta, comenzando todo desde una educación ambiental de calidad.

TEMA DE INUNDACIONES
Entre los argumentos, se afirma que la presa en cuestión no repercute negativamente en las inundaciones. Pues bien, las presas afectan tanto en superficie como a nivel de subsuelo. Por ello se han construido en sucesivas obras una serie de taludes, muros y otras estructuras dentro del área de influencia del río con el fin de paliar y minimizar las afecciones. Parece obvio que la desaparición de la presa es positiva en caso de avenidas, ya que el río necesitaría mayor cantidad de agua para subir a un nivel amenazante.

Sin presa, este tipo de imágenes serían menos habituales. Estudios dicen que la presa de Santa Engracia afecta, aunque en menor medida que el puente de Curtidores. Por eso mismo, no tienen sentido alguno la reparación. La presa no es la obra que tiene la culpa de las inundaciones, pero tengamos claro que si que afecta.
SOBRE LA FAUNA
No hay que dejar de lado el grave impacto sobre la fauna autóctona del río. Los autores del escrito parecen desconocer la importancia de los ciprínidos autóctonos (barbo, madrilla…), menospreciando su valor cuando, por ser endémicos de la cuenca del Río Ebro, son los que dan un valor único a esta, a los ríos que la integran, entre ellos al Río Arga. La próxima vez que veamos un barbo, una chipa o una madrilla, deberíamos pensar que son peces únicos en el mundo, y que aunque haya peces muy parecidos, no son los mismos.
Hay un capítulo de alusiones a peces alóctonos invasores, especialmente al pez gato. Es un grupo al que podemos añadir entre otros, alburnos y carpas, a los cuales se les ensalza como objetivos de pesca deportiva, omitiendo que proceden de otros ríos, algunos muy lejanos, incluso de otros continentes. Fueron importados activamente por el ser humano con un impacto muy negativo sobre la fauna y flora locales. Son peces oportunistas, que soportan, toleran e incluso necesitan los remansos producidos por las presas y sus condiciones de calor y pobreza de oxígeno para sobrevivir, expulsando a los genuinos pobladores de forma activa, llegando a producir su desaparición.
Sumamos además otros elementos de fauna alóctona como los galápagos americanos y otras especies que tienen en estas presas sus puntos fuertes de instalación, contribuyendo a su expansión y por tanto a la desaparición de galápagos y anfibios autóctonos.


Peces gato, muy nocivos para la existencia de la fauna autóctona
Otro de sus puntos cuestionables, hace mención a la nula repercusión de esta presa en la movilidad de los seres acuáticos, afirmación sin pies ni cabeza incluso para los menos versados. Una prueba del efecto barrera de la presa eran las frezas de barbos aguas abajo de la misma, frezas que este año no han tenido lugar. Sencillamente, antes se tuvieron que conformar por no poder llegar a aguas más altas, más idóneas para ello, mientras que en esta ocasión les apareció la oportunidad de intentar buscar algo más acorde a sus necesidades.

LA SALUD DEL RÍO
La presunta aportación de las presas a la higiene y la salud del río es un argumento fácilmente desmontable. El río presenta en época estival, cuando el caudal es menor, un agravamiento del problema de la contaminación orgánica. Ello ocasiona la caída de la concentración de oxígeno del agua. El problema se empeora con las aguas estancadas. Estas se calientan más y se generan fondos donde este gas llega a desaparecer. Cuando aparecen estas situaciones de escasez de oxígeno, comienzan los procesos fermentativos. En ellos se producen muchas sustancias. Entre ellas abundan las perniciosas para la salud, incluyendo gases. La mayor cantidad de ellas se disuelven en el agua, con el perjuicio que supone, pero en ocasiones, forman burbujas que se ven de vez en cuando en la superficie. Están compuestas por entre otros, gases tóxicos como amoniaco, metano, monóxido y dióxido de carbono, o sulfhídrico; gases para los que las comunidades dulceacuícolas son especialmente sensibles y que estarían prácticamente ausentes de un Arga donde corriera el agua.

GESTIÓN DEL CAUDAL
Sorprenden las alusiones al papel de control y gestión del caudal del agua en época de estiaje de presas similares de nuestro entorno. Evidentemente ninguna de ellas tiene capacidad para hacerlo, pues nunca ha sido su función, y no tienen compuertas ni volumen para desaguar. Lo único que hacen es proporcionar a la ciudadanía una falsa impresión de que el Arga baja lleno de agua. Acostumbrados a esa situación en este tramo, ahora los caudales mínimos nos llaman la atención.
No, no baja menos agua porque no está la presa, sino porque no baja de aguas arriba. Que en verano, con la eliminación de la presa, quede un pequeño hilo de agua y prácticamente el río se seque, no deja de ser un proceso natural por el que no nos tenemos que preocupar.
El río es un elemento vivo que fluctúa a lo largo del año y que funciona muy bien como ecosistema, aunque a nosotros nos pueda parecer lo contrario. La rotura de la presa, permite el transporte de sedimentos, así como que el río divague, erosionando y depositando, generando nuevos hábitats donde lo necesite.
En un río sin presas las piedras van cambiando de lugar todos los años, con isletas que se van asentando conforme crece la vegetación, produciendo lugares donde se recogerán los limos y sedimentos. Igualmente se crearán zonas con pequeñas pozas, que en algunos casos aguantarán todo el año y en otros se secarán según la meteorología y las temperaturas.

SOBRE LA FLORA
La mayor diversidad vegetal propia de un río dinámico, con ambientes variados y cambiantes a lo largo de las estaciones sufre por la presencia de presas, ya que se interrumpe la alternancia de orillas bajas y altas propia de un río con capacidad de movimiento. Las presas provocan la aparición de un paisaje vegetal más rígido y estable en el tiempo y de mucha menor riqueza en especies. Al desaparecer la presa, el bosque de galería podrá cerrarse como en los tramos no embalsados cercanos. Creará más sombra, reduciendo así la insolación y superficie de absorción de luz, lo que se traducirá en un menor calentamiento del agua. Bosque de galería beneficioso para especies de fauna emblemáticas como la nutria y el amenazadísimo visón europeo, una joya en gravísimo peligro de extinción que cuenta en Navarra uno de sus últimos bastiones.
Sería ideal tener sauces en las orillas, acompañados por chopos, álamos, alisos y fresnos, y una franja arbustiva con boneteros, saucos, patxaranes, manzanicas de pastor, y vegetación variada a lo largo de isletas y zonas pedregosas como zarzamoras o rosales silvestres, donde encontraríamos desde pequeños insectos, mariposas y abejas, hasta un buen número de pajarillos, y los mamíferos ya citados.  
El resultado final de tanta presa en Pamplona, es que paradójicamente, un tramo de río que debería proporcionar una gran riqueza de vida vegetal, se queda solo en unos pocos retazos.
  
EN LO REFERIDO A LA HISTORIA
Otro argumento para reconstruir la presa es apelar a su presunto valor histórico. Parece que la presa actual es de las postrimerías del siglo XIX, y seguramente recicló materiales de alguna otra presa anterior. La “famosa” que hace referencia a tiempos pretéritos se mantiene, si fuera el caso, en unas estructuras de madera sumergidas por la actual y ahora al descubierto. Seguramente, de la que se construyó en el siglo XIII sólo queden las crónicas.
En cualquier caso, la función histórica es compatible con su no recuperación y el mantenimiento de su estado actual, ya que la conservación de los estribos puede ser interesante tanto por su valor cultural como para la dinámica fluvial.

TEMA DE BASURAS Y SUCIEDAD
La presencia de basuras y otros desperdicios son reflejo de la “permisividad” y de que la lámina de agua lo tapa todo, mostrando nuestras vergüenzas cuando esta desaparece. La basura está ahí, con agua o sin agua. A ver si el hecho de que se vea más, nos ayuda a mejorar en este aspecto.
Y sobre mosquitos, se debería saber que estos prefieren las aguas estancadas a las corrientes, con lo que la retirada de la presa no aumenta las densidades de los incómodos insectos; la reduce.

Agua cristalina donde se ve el fondo... Todo ello, porque el agua corre. Algo impensable hace unos meses
USOS ACTUALES
Los usos actuales de la presa están bien claros y han cambiado desde su construcción. A día de hoy su uso es únicamente recreativo, aprovechado por pescadores, piragüistas y remeros.
No sabemos si se han mirado otras alternativas para seguir practicando dichas actividades en otro lugar de Pamplona o cercanías, pero es probable que haya más sitios aptos y adecuados para ello.
Igual que para la pesca cualquier tramo de Pamplona pude servir, para otros deportes sería cuestión de analizar otros tramos de río o incluso embalses cercanos.

CASOS SIMILARES
Esto no es nuevo, y curiosamente en Madrid, en el río Manzanares, en los últimos meses ha pasado algo muy parecido.
Tras una fuerte lucha tanto de movimientos ecologistas como de vecinos, parece que el Ayuntamiento desembalsará una presa en su tramo urbano, que había sido cerrada a principios de julio para crear un canal artificial para la práctica de remo.
Así se mantendrá la renaturalización que poco a poco se estaba dando desde 2016, cuando se abrieron varias presas, dejando correr el agua que antes creaba un auténtico canal.
Este proceso de renaturalización que llevaba más o menos dos años produciéndose, ha producido un aumento de la biodiversidad en el lugar, tanto en aves como en peces, contándose más de 50 especies de aves y abundancia del barbo, especie piscícola autóctona en el río (como es el caso también en el río Arga). Igualmente se han creado isletas de forma natural que poco a poco son conquistadas por matorrales y arbolado, algo que antes era impensable.


Por otro lado, la federación madrileña de remo pedía que esa compuerta de la presa número 9 se mantuviera cerrada para producir un embalsamiento de agua y de esta forma crear una especie de canal para seguir practicando este deporte en la zona.
La compatibilidad entre la renaturalización del río y el cierre de la presa se ha visto que es difícil de conseguir y compaginar con agua embalsada, ya que el plan de renaturalización de los casi 8 kilómetros de río urbano suponía la creación de un corredor ecológico que conectase las zonas protegidas del norte de la ciudad, con las situadas al sur.
Y es que aunque al parecer en principió se realizó así y se cerró la presa con la construcción de una escala para peces, se estaban produciendo varios problemas relacionados con la conservación de lo que se había conseguido y con temas de inundaciones, resultando mejor la circulación libre del agua, que el efecto de tener la presa activa. Por ello, esa compuerta número 9 se ha abierto en los últimos días, y el río seguirá su camino, siendo un Manzanares más vivo y natural.
Para evitar que el remo desaparezca, el área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento ha propuesto a los remeros el embalse de Valmayor para realizar sus prácticas, de manera que el río seguirá su curso y poco a poco se irá renaturalizando otra vez.



También tenemos casos más cercanos. En Artikutza, se está comenzando a vaciar un embalse, y los resultados están siendo estudiados por biólogos, en lo que se denomina como el mayor vaciado de un pantano en España.
Además, desde los últimos años son varias las presas eliminadas en Navarra; “La Mina” y “Endarlatsa” en Bera, en la foz de Lumbier, en Ergoiena, en Ituren, en Acedo, en Esparza de Salazar, “Intzura” en Artavia… son varias las demólidas por los argumentos que se han estado dando. En definitiva, por tener unos ríos más vivos y naturalizados.

Una de las muchas demoliciones que se han hecho en Navarra
PLAN FLUVIAL PARA EL ARGA
A principios de 2018 el Ayuntamiento de Pamplona presentó un estudio para mejorar el estado ecológico del río Arga y minimizar el riesgo de inundación mediante un plan fluvial.
En este estudio, se habla de calidad hidromorfológica como deficiente (moderada en algunos lugares), y se cita la escasa movilidad de sedimentos. Además, se aplica un grado de naturalidad del canal fluvial de “0”, y se habla de muy malos bosque de ribera. Una pena, pero nuestro río no tiene la salud que merece.
En este plan, se habla de tomar al río como lo que es; un río. Habla de que las crecidas de caudal tienen que ocurrir y que son un proceso natural, y de que muchas de las medidas que se han realizado para paliar inundaciones, han resultado de utilidad nula. En general nos afirma que tenemos que respetar al río, y no tener miedo a que se desborde. Que haga lo que tenga que hacer.
Además, algo que este plan critica fuertemente es la movilidad del río, y apuesta por la eliminación de presas o azudes para dejar pasar los sedimentos, facilitar el desplazamiento de la fauna y evitar el peligro en ciertas inundaciones.
Y es más, por concretar un poco, en este estudio se habla del mal estado de la presa de Santa Engracia y la de la Harinera de Ilundain, y de la utilidad nula que tienen a día de hoy.
Una ocasión perfecta para comenzar a seguir este plan.

Rotxapea inundada, en la zona de Corralillos. Las presas, facilitan que esto ocurra
Queremos una recuperación del Río Arga en su conjunto, una recuperación en línea con lo que se está haciendo en casos similares por todo el planeta. En el Arga la naturaleza se ha adelantado y ha hecho su tarea y ver como evoluciona un tramo de estas características es un buen inicio.
No tenemos nada en contra de los colectivos que pretenden recuperar la presa, pero por una vez tenemos que respetar y acatar lo que dice la naturaleza. Ella misma ha derribado la presa que se colocó en su día, y tenemos que darle una nueva oportunidad a este río Arga, pulmón de nuestra querida ciudad. Animamos a estos colectivos, al Ayuntamiento, al Gobierno y a la ciudadanía en general a buscar alternativas en otros tramos de Pamplona que no necesiten de la reparación, o a buscar otros lugares cercanos que posibiliten la realización de su sana actividad, permitiendo al río que vuelva a ser lo que en su día fue.
Consideramos que los argumentos para la reconstrucción pueden tener una alta carga emocional, pero técnica y objetivamente no son compatibles con mantener lo que realmente deseamos: respeto y salud para nuestros cauces fluviales y en este caso para el río Arga.
Y es que, no es cosa de cuatro locos, sino que hay una estrategia a nivel europea, varios estudios y un plan fluvial detrás que se basa en todo esto (y en mucho más), y que dice que el margen de mejora del río es mucho mayor de lo que seguramente pensábamos.
Por los ríos sin barreras. Porque es un río, no un embalse. Porque debemos dejar fluir al Arga.
SANTA ENGRACIA MO SE ARREGLA - SANTA ENGRACIA EZ DA KONPONDUKO


2018/10/10

A vueltas con la presa de Santa Engracia

A raíz de la situación surgida en torno a la supuesta reconstrucción de la presa de Santa Engracia por el Ayuntamiento de Pamplona consideramos que hay ciertos motivos básicos que no pueden dejar de tenerse en cuenta.

El Arga, divertido con su trocito de recien tomada libertad.
Azud de Santa Engracia 2018-02-15

Desde "Ríos con Vida" apoyamos los argumentos que se han expuesto anteriormente y con una amplia base científica para liberar el Arga de un obstáculo que lo cercena: que estas presas representan un nido de especies invasoras y que además contribuyen a su propagación, ya que son pescadas y muchas veces desgraciadamente trasladadas a otros lugares, así como se vulnera la obligación de conseguir el buen estado ecológico de la Directiva Marco del Agua. 

Playa de cantos. Las corrientes del río, crean, modelan y transforman estas estructuras.
Azud de Santa Engracia 2018-08-16

Subrayamos que ni el Ayuntamiento de Pamplona ni el Gobierno de Navarra pueden destinar fondos públicos para reparar una presa ajena y sobre la que carecen de competencias, como ha reiterado el Tribunal Supremo en casos anteriores relativos a Málaga, Salamanca y en la misma cuenca del Ebro. Pero tampoco cuentan con competencias culturales en una cuenca intercomunitaria sobre bienes sitos en sus cauces, como nos ha demostrado el caso del azud de Txokoto. El dedicar dinero público de estas Administraciones claramente incompetentes podría conllevar eventualmente desagradables consecuencias de todo orden jurisdiccional de las que advertimos oportunamente. 

Bajo el Azud de San Pedro 2018-10-08

Una posible solución es que sea el propio Club Náutico de Navarra el que solicite a su costa a la Confederación Hidrográfica del Ebro la concesión de esta u otra presa, pasando por todos los trámites legales incluida la declaración de impacto ambiental y la evaluación de sus efectos en los objetivos de conservación de la Directiva de Hábitats de la UE, así como encargándose de su mantenimiento y reparación, pues como toda obra hidráulica se le aplica el criterio de "ruina" y la Ley de Ordenación de la Edificación. Recordamos también la consiguiente asunción de responsabilidad patrimonial y personal en caso de producirse daños a bienes o personas por una ruinosa represa dejada a su suerte. Es más, nuestro Derecho de Aguas promueve la eliminación de obras ruinosas y que afectan al dominio público hidráulico. Por otra parte, la sucesión de azudes en el Arga eleva la lámina de agua, constriñe el cauce y, por tanto, aumenta los efectos de las crecidas. En todo caso, los costes de reparación y mantenimiento de una presa ruinosa superan con creces los de su eliminación, mientras que la normativa del Consorcio de Compensación de Seguros impone severos límites a la indemnización no extraordinaria por daños causados por obras hidráulicas ruinosas.

Pocas comunidades son tan agradecidas a la hora de la regeneración como lo es la acuática.
Río Arga 2018-08-28




Como ha sucedido en el madrileño Manzanares y su elogiosa labor de recuperación, existe la posibilidad de practicar el remo y actividades similares en otras presas y zonas embalsadas, aunque tengan que moverse con las embarcaciones y esto pueda resultar un engorro mayor al que disponían bajándolas al río justo debajo del local de la Rochapea.

Río Arga desde el Puente del Plazaola. Restos de diversa índole jalonan el cauce.
Eso ya estaba ahí, lo que ocurre es que ahora los hemos descubierto.
2018-07-22

Mientras tanto, olvidémonos de la presa de Santa Engracia, alarmémonos de lo cochinos que somos porque debajo de la lámina de agua han aparecido las vergüenzas de Pamplona y disfrutemos del río cada uno con nuestra afición, pero sin olvidar que estas aficiones han de ser todas compatibles entre sí y sometidas siempre a disfrutar de un río sano y con vida en nuestra ciudad, un río que no es una serie de estanques y que no debe servirnos como alfombra bajo la que ocultar nuestras miserias.

Jorge Teniente Vallinas
Presidente de Ríos con Vida de Navarra




2018/10/03

Pamplona, un claro ejemplo de lo absurdo y del sin sentido... ¿arreglar Santa Engracia? No, gracias.

Y es que, parece que el Ayuntamiento está dispuesto a meterle mano a la presa de Santa Engracia y hacer un arreglo provisional... A nosotros estas cosas de provisional, nos suenan a que acaban siendo para toda la vida... Unos que quieren ganar votos y otros que no quieren perderlos... Está clarísimo que es una medida política, dejando lo medioambiental de lado, y sin tener ningún sentido...

Rotura de la presa de Santa Engracia ya hace varias semanas...
Gastar dinero público, en primer lugar en un "Plan fluvial" que a la mínima no se sigue, perdiendo una oportunidad de oro.
Segundo, gastar más dinero público en un arreglo provisional.
Y tercero, se volverá a gastar dinero público en derribar esa presa cuando se haga un debate de calidad, y se pongan todos los argumentos y criterios encima de la mesa... A día de hoy ya están los argumentos claros, pero los votos y unas elecciones cercanas parece que pesan...
Y si nos podemos a analizar, en Navarra más de 40 presas en los últimos 12 años han sido demolidas con Gobiernos de diferentes siglas e ideologías. Unas con subvenciones europeas y otras pagadas por el propio Gobierno Foral.
En cambio ahora, nos planteamos reparar una en el corazón de Iruña. Momento de empezar con la educación ambiental, momento de explicar a la ciudadanía los beneficios de que el agua corra sin barreras, momento de dar un paso en lo que a conservación y mejora de ríos se refiere, momento de mejorar nuestro Arga...
Pero no. Parece que nos acercamos a una auténtica chapuza que va en contra de toda la estrategia europea y criterios y directrices que se están siguiendo en cuanto a presas en desuso se refiere... En toda Europa se están eliminando obstáculos que faciliten el desplazamiento a los peces y mejoren la conectividad, pero nosotros queremos ser más "guays" que nadie.
Por ello, hoy nos hacemos eco de unos cuantos enlaces, donde plasmamos esto...

- Manifiesto más que interesante, firmado por varias asociaciones y fundaciones.
https://www.seo.org/wp-content/uploads/2016/06/Manifieesto_R%C3%ADos-sin-barreras.pdf

- Ríos europeos saturados de presas...
https://www.ecoticias.com/medio-ambiente/186478/Rios-europeos-saturados-presas-y-o-obstaculos

- Guipuzcoa invertirá 16 millones de euros en mejorar ríos eliminando 123 obstáculos, hasta 2034. ¿Están los guipuzcoanos equivocados? A nosotros nos parece que no...
https://www.diariovasco.com/gipuzkoa/gipuzkoa-rios-especies-piscicolas-20180423172441-nt.html
http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2018/04/24/sociedad/gipuzkoa-recuperara-365-kilometros-de-rio-para-mejorar-el-acceso-de-especies-piscicolas

- En Madrid, el caso más reciente... Nosotros, todo lo contrario... A reconstruir la presa... Eso sí, luego "fardaremos" de que en nuestros ríos tenemos la mejor población de visón europeo del mundo...
https://elpais.com/ccaa/2018/07/18/madrid/1531922802_831581.html
https://elpais.com/ccaa/2018/09/14/madrid/1536928384_530297.html

- En el río Mijares, en Teruel,  se aconseja demoler azudes.
https://www.heraldo.es/noticias/aragon/teruel-provincia/teruel/2018/09/24/un-estudio-aboga-por-demoler-azudes-presa-los-toranes-para-mejorar-mijares-1268073-303.html

- Demolición de la Presa del Machón, en Oviedo.
https://www.lne.es/oviedo/2011/06/04/presa-machon-historia/1084446.html

- Pe de la Viña, en el río Eo, una presa problema para la anguila y el salmón.
https://www.ecoticias.com/sostenibilidad/180813/Asturias-exigen-demolicion-presa-Pe-Vina-rio-Eo

- Retirada de presa en el río Ara, en el Pirineo.
https://www.heraldo.es/noticias/suplementos/2015/01/17/ara_ultimo_rio_virgen_del_pirineo_recuperara_curso_original_333325_314.html

- Desembalsado de Artikutza, el vaciado de un pantano, siendo el mayor vaciado de Iberia. Caso mucho más que interesante...
https://elpais.com/elpais/2018/07/11/ciencia/1531324061_233603.html
http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2018/09/22/vecinos/el-embalse-de-artikutza-baja-diez-metros-su-nivel-tras-ano-y-medio-de-vaciado

- En Galicia, más de lo mismo...
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/lemos/2018/02/28/presa-cabe-sera-demolida-intentara-salvar-laguna/0003_201802M28C1992.htm

- Propuesta de WWF para el desmantelamiento de presas en España
http://assets.wwf.es/downloads/presas_informe_completo.pdf

-Un listado de 15 pantanos estatales "inservibles". La presa de Santa Engracia, tampoco tiene su utilidad, pero a gastar dinero de todos y todas para arreglarla... Suena a locura...
https://www.elconfidencial.com/multimedia/album/tecnologia/ciencia/2018-05-02/embalses-espanoles-eliminacion-recuperacion-biodiversidad_1557218#7

- Rehabilitación del río Elwha, tras la eliminación de la presa más grande de USA. Los americanos también derriban presas...

 
Y estos son solo unos pocos casos de los que se están dando en La Península Ibérica, e incluso ya veis que otras partes del mundo... ¿No suena raro que se quiera reconstruir la presa?
Nosotros seguiremos luchando y dando a conocer la realidad de los ríos...



2018/09/28

Contestación a la carta “Una piedra para Santa Engracia” de Pedro Vizcay Eraso

En su carta el señor Pedro Vizcay rebate los beneficios ambientales que se originarían no reparando la presa de Santa Engracia, por cierto beneficios que serían mucho más evidentes y rápidos sí se eliminara todo el azud que queda en pie.
La carta en cuestión tal y como se publicó en el Diario de Navarra el 2018.09-06. Si se desea, puede pulsar aquí consultar el contenido en web
En un primer lugar alude a que hay otras presas aguas arriba y abajo que retienen sedimentos, por lo tanto asume que las presas tienen ese efecto negativo. Por tanto si se elimina una de esas presas el efecto que provocan se minimizará en parte, lo ideal sería seguir trabajando en eliminar otros obstáculos que no tengan uso para que no se produzca un efecto acumulado de factores negativos al río.

Presa de Santa Engracia rota dejando pasar el agua y pequeños sedimentos. Si se terminara de eliminar, pasarían sedimentos de mayor tamaño, como debe de ocurrir en un río totalmente natural.
Seguidamente indica que es “nuestra obligación” impedir la erosión de los márgenes, cuando son procesos naturales que se dan en todos los ríos, parece desconocer los procesos erosión en las parte exteriores de los meandros de los ríos y de depósito en la parte interna, la creación de “madres” o galachos, etc. Impedir tales acciones del río es cuando menos optimista ya que únicamente puede actuarse de forma puntual para proteger zonas de alto valor y de extensión limitada.
En cuanto al libre tránsito de especies, nos vuelve a dar la razón indicando que realmente es un problema, pero que hay más problemas aguas arriba y abajo, a pesar de que en la presa de San Pedro existe una rampa para el paso para peces de eficacia no comprobada. Estamos de acuerdo en que los salmónidos son algo anecdótico en dicha zona y así lo hemos descrito, pero estamos completamente en desacuerdo en cuanto a las especies exóticas invasoras. Como pescador que es D. Pedro Vizcay (presidente de Asociación de Cazadores y Pescadores Deportivos de Pamplona y vicepresidente y secretario de la Federación Navarra de Pesca) debería conocer que las aguas embalsadas son el hábitat adecuado para la proliferación de las especies exóticas invasoras como el alburno, pez gato, carpa… ya que se recrean las condiciones ambientales de donde son originarios. Por esa razón, actualmente en las aguas corrientes no ven pescadores con la intención de pescar esas especies exóticas. Por cierto dichas especies exóticas invasoras se encontraban en la badina de Santa Engracia antes de su rotura, ya que se realizaban campeonatos de pesca en dicha zona, por tanto la llegada de esas especies se ha debido a desaprensivos que las han trasladado a otros sitios.

Grupo de peces gato, especie exótica y muy dañina en nuestro río Arga
También rebate el grado de endemismo de las especies que mencionamos de ciertas especies. Consultando la información disponible por la SIBIC (Sociedad Ibérica de Ictiología) a través de la carta piscícola (www.cartapiscicola.es) habla en de endemismo ibérico para el barbo de Graels y madrilla, y de endemismo de la Península Ibérica y Suroeste de Francia para la chipa. Observando los mapas de distribución natural se observa además que dichas especies tienen una distribución circunscrita a la cuenca del Ebro y algunas cuencas próximas.
En el caso de carpa nos indica que estamos de nuevo equivocados, y que la carpa lleva más de 2.000 años conviviendo con nosotros. Otra vez, el señor Eraso debe tener fuentes más fiables que investigadores como Ignacio Doadrio et al. que en el libro “Ictiofauna continental española” indica que fue introducida por los romanos en Europa y en España durante la dinastía de los Hausburgo que gobiernan España (1516-1700). Así mismo en Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras aparece en la modificación dictada por la Sentencia del Tribunal Supremo de 16 de marzo de 2016. Puede consultarse en la web del Ministerio (www.mapama.gob.es).
Carpa, otro de los peces exóticos e invasores
En cuanto a la presencia de nutrias y visones, ciertamente no es fácil observarlas, la persecución de muchos años por parte del hombre y su hábitos crepusculares hacen que no sean fácil observarlas, al igual que los jabalís que resultan complicado de ver en toda Navarra pero a pesar de ello provocan múltiples accidentes y son cazados por miles cada año. A través de los rastros que dejan se tiene constancia regular de su presencia, algo similar ocurre con los castores.
Huella de visón europeo en la Rochapea, una joya que sin duda alguna tenemos que conservar. Aunque no la veamos, está presente.
Por último rebatir que el río no se queda seco, sufre el estiaje propio de los ríos mediterráneos, algo para que lo las especies que lo pueblan están adaptados después de años de evolución. Claro que son episodios de estrés para la fauna y flora, y que en un escenario de cambio climático pueden ser más severos, pero es algo natural y permite un ajuste de la capacidad de carga del medio.
La situación actual de orillas descarnadas y áridas es fruto del embalsamiento previo, por suerte los ecosistemas fluviales tiene una recolonización rápida con el paso de un tiempo se podrá disfrutar de un soto similar al que existe en el entorno del puente de San Pedro – Aranzadi. Para acelerar esa recuperación es necesaria la eliminación total del azud y que no se produzcan embalsamientos prolongados en épocas de caudales altos.
Visto todos los efectos positivos de la eliminación del azud de Santa Engracia, estamos de acuerdo con el señor Vizcay en fomentar el deporte y actividades de todos los colectivos que menciona (remeros, pescadores, natación, salvamento, piraguas…), pero eso no pasa necesariamente por arreglar Santa Engracia. Actualmente existen en Pamplona otras 5 presas que pueden albergar todas esas actividades: Harinera de Ilundain, San Jorge, San Pedro, Molino de Ziganga y Molino de Caparroso, donde seguramente sea más barato adecuar unas instalaciones que el arreglo y mantenimiento de la reparación de Santa Engracia.
Como pueden ver no estamos anclados en el “me opongo porque sí” que indica el señor Vizcay, estamos expectantes ante la posibilidad de recuperar una pequeña parte del río Arga que tanto a sufrido a la vez que se visualizan alternativas más económicas desde el punto de vista ambiental y monetario.

Por un río corriendo libre, transparente, oxigenado y transportando sedimentos de un lugar a otro.